Azoteas verdes; una opción sana y económica

on viernes, 17 de abril de 2015

Desde hace varios años se ha escuchado hablar sobre los diversos beneficios que tiene el crear huertos o jardines en las azoteas de los edificios, siendo estos, no solo favorables para el ambiente sino también para la salud, el confort y para ahorrar dinero.

¿Sabías que las plantas en las cubiertas o tejados funcionan como aislante térmico, que además de esto también son capaces de purificar el aire y que a su vez, pueden ayudarnos a ahorrar dinero?



El tener techos verdes permite regular la temperatura del edificio. Gracias a estos, en verano, la temperatura interna de un edificio puede ser hasta 5ºC menor que la externa, y en invierno, ayudan a que el calor interno de la vivienda no se escape. Con esto es posible disminuir el uso de calefacción y de los aires acondicionados, lo que traerá consigo no solo una mejora del confort y un ahorro de energía sino también de dinero.

Por otro lado, esta acción también favorece directamente la salud. Las plantas purifican el aire que se respira gracias a su proceso de fotosíntesis, por medio del cual absorben CO2 y emiten O2, siendo este último un elemento indispensable para la vida. Al estar rodeados de una mayor cantidad de plantas, la cantidad de CO2 absorbida y que es producido por, entre otras cosas el transporte, las calefacciones de gas o la actividad industrial, será mayor, y por consiguiente el aire a respirar será más limpio. Esto también implica una reducción directa de la cantidad de emisiones producidas por la vivienda; cuanto más CO2 sea absorbido por las plantas, la huella de carbono de dicha vivienda será menor.  

La verdad es que la importancia de los techos verdes se está haciendo notar, y son muchas las acciones que se están generando a nivel mundial para promover la creación de los mismos: desde el desarrollo de proyectos en esta materia impulsados por gobierno, hasta la instauración de leyes que obligan a la creación de los mismo en edificaciones nuevas. En Copenhague, en el año 2014, se instauró una ley que obliga a que las azoteas de los edificios de nueva construcción sean verdes; además, se está trabajando en un proyecto que tiene como meta transformar las azoteas de los viejos edificios en huertos o jardines, a fin de alcanzar ser neutrales en emisiones de carbono para el año 2025.

Ante esta realidad España no se queda fuera. En su territorio, y específicamente en las cercanías de Madrid, se encuentra una de las azoteas verdes más grandes de mundo: las correspondientes a la ciudad financiera del Banco Santander con aproximadamente 100.000 m2.



Si tienes la posibilidad de crear un jardín o huerto en la azotea de tu hogar, no dejes de hacerlo; con esto podrás disfrutar de grandes beneficios, y además, si siembras hortalizas, ahorrarás un poco m entre otras cosas el transpe otras cosas el transpporte y la actidad industrial,nes; con estas podrrna del edificio sea hasta 5ás de dinero cultivando tus propias verduras en tu peculiar huerto urbano.


Las cámaras de aire en los muros no aíslan

on martes, 17 de marzo de 2015

En invierno, en muchas ocasiones el frío se torna insoportable, y en verano el calor invade la vivienda. La verdad es que sea la temporada del año que sea, siempre que se llega al hogar lo que se quiere es estar cómodo, es poder vestir ropas confortables sin pasar frío ni calor y sin tener que pensar en los gastos que puede generar el uso de aire acondicionado o de calefacción.

¿Sabías que si una vivienda no está bien aislada la misma requerirá que el aire acondicionado o la calefacción estén encendidos por más tiempo para alcanzar la temperatura ideal, situación que provoca un mayor consumo de energía y un incremento en la factura?



En este nuevo post les hablaremos un poco sobre el aislamiento térmico a través del insuflado de la celulosa en las cámaras de aire en los muros, un material, que gracias a su composición y a su baja conductividad térmica, es capaz de regular la cantidad de calor que entra y sale de una edificación, y por consiguiente de disminuir el consumo energético en climatización hasta en un 25%.

La celulosa es un material de carácter orgánico usado en tejados y muros que tiene gran cantidad de finalidades: desde regular la humedad y evitar la condensación en paredes, hasta aislar térmica y acústicamente las paredes, proteger contra incendios (no propaga la llamas) y evitar el ingreso de corrientes de aire a través de huecos en los muros. 

Con la utilización de este material para aislar una edificación, no solo se conseguirá mayor confort y un ahorro de dinero, sino que también se protegerá la salud y se cuidará al medioambiente: la celulosa es un material que para su producción requiere menos cantidad de energía que otros aislantes, y que al ayudar a disminuir el consumo energético de una vivienda, oficina u organización, impacta directamente en la disminución de la huella de carbono de ese edificio.

A pesar de lo que muchas veces se cree, aislar una vivienda con el insuflado de celulosa no requiere de mucho tiempo ni de la realización de obras, el proceso es bastante simple: 

En primer lugar un experto deberá inspeccionar la edificación.
Luego se deberá realizar una prospección para ver el estado de la cavidad. 
Se deberá introducir una manguera para insuflar la celulosa a presión a través de pequeñas perforaciones. 
Y por último, se deberán cerrar las perforaciones creadas.

Muchas son las acciones que se pueden llevar a cabo para disminuir el consumo energético y/o el gasto en la factura, sea este en el lugar donde se vive, se estudia o se trabaja. En nuestro siguiente post continuaremos dándote típs en esta materia. 

Si quieres más información, no dejes de consultar la sección de Aislamiento en nuestra Web. 

¿Ahorraré dinero aislando térmicamente mi casa?

on lunes, 24 de noviembre de 2014

Hay una realidad innegable, cuanto más consumamos, más tendremos que pagar. Y la verdad es que cuando hablamos de consumo energético esta premisa se mantiene. A su vez, existen factores externos que afectan directamente nuestra economía y que no tienen que ver con un incremento en nuestro consumo sino con, por ejemplo, el aumento en las tarifas: en el año 2013, la factura eléctrica subió cuatro veces, y en comparación con hace seis años, la misma se ha visto incrementada en un 70% aproximadamente.

Otra realidad es la situación de crisis que se ha asentado en el país desde el año 2008, siendo ésta una de las causas para la disminución del consumo energético. Ahora bien, las personas han disminuido el consumo para poder pagar menos, pero ¿estará esto afectando su calidad de vida y su salud?

Ante esta realidad, es importante saber que actualmente se manejan diversas acciones y opciones que nos permiten disminuir nuestro consumo energético, que no implican altos costes y que conllevan un ahorro de dinero en el futuro.

Entre una de las medidas más importancia debemos mencionar el aislamiento de la envolvente y de la cubierta de la vivienda, así el calor producido por la calefacción en invierno no se escapará, y el calor del exterior en verano no entrará con tanta fuerza en nuestro hogar.

Muchas veces nos asustamos al hablar de estos temas ya que creemos que para llevarlo a cabo es necesario realizar obras y que lo mismo puede tardar meses, pero gracias a una nueva tecnología alemana, es posible aislar la envolvente de la vivienda en pocas horas y sin necesidad de hacer obra. La manera es insuflando celulosa en el interior de nuestros muros y techos, rellenando de esta manera las cámaras de aire y cavidades.

¿Sabías que al aislar tu vivienda podrás ahorrar aproximadamente 1/3 de la factura de la calefacción, que lograrás que tu hogar se mantenga entre 5ºC y 7ºC en invierno y en no más de 24ºC en verano, y que ayudarás a proteger el medio ambiente?

¿Sabías que aislar tu casa permitirá entre un 30 y un 40% de ahorro en términos energéticos, económicos, de gases de efecto invernadero y CO2?

Son muchas las ventajas que se obtienen de asumir esta medida para el hogar. Con ella nos aseguraremos de que nuestra familia esté protegida y que nuestra economía no se vea tan afectada cuando llegue el invierno o el verano o cuando aumenten sorpresivamente el coste de la energía.

Si quieres más información no dudes en visitar  http://www.arkaconsulting.es/index.php/eficiencia-energetica/aislamiento o ponte en contacto con nosotros a través del teléfono 91 301 74 15 o el correo electrónico info@arkaconsulting.es



¿Es posible disminuir el gasto de calefacción?

on martes, 11 de noviembre de 2014

Con el paso de los años notamos cómo el invierno empieza cada vez más tarde; sin embargo, cuando llega lo hace de golpe y requiriendo calor lo que hace necesario el uso de los radiadores en los hogares.

Además empieza a anochecer más temprano y a amanecer más tarde, también notamos cómo comienza a disminuir la temperatura y modificamos nuestra vestimenta para protegernos del frío. Cuando las temperaturas bajan solo pensamos en llegar a casa y que ésta conserve una temperatura agradable que nos haga sentir confortables.

Sin embargo, por mucho que nos pese, los términos “conservar” y “agradable” implican un mayor coste en la factura energética ya que nos obliga a dejar encendida la calefacción durante todo el día y en toda la casa, aunque estemos fuera, situación que conlleva a un desperdicio de dinero y de recursos.


Es cierto que no es posible hacer desaparecer el coste generado por la calefacción si queremos estar confortables, pero ¿Es posible disminuir el gasto generado por el uso de la misma?

La respuesta es sí; como en muchas cosas, la tecnología en este tema ha ido avanzando. Hoy día existen equipos y aplicaciones que permiten controlar la temperatura de los radiadores en el hogar u oficina a distancia y por sectores, programar para que estos se enciendan y se apaguen cuando se desee, e incluso configurar el sistema para que la temperatura suba o baje en una estancia determinada del hogar a una hora específica. Es importante decir que lograr esto no implica un alto coste ni modificaciones en el hogar.

Por lo general las instalaciones domésticas funcionan mediante una caldera comandada por un cronotermostato que normalmente está en el salón. Este dispositivo establece a qué temperatura debe estar toda la casa tomando como referencia la que hay en el salón. Esto nos lleva a identificar dos primeros problemas:


1.     ¿Por qué tengo que tener toda la casa a la misma temperatura? Realmente dependiendo de la hora del día y de la noche las necesidades de calor cambian de una habitación a otra y por lo tanto un sistema como el planteado implica grandes ineficiencias y, por lo tanto, mayores costes.

2.     ¿Todas las habitaciones alcanzan la misma temperatura que el salón? En realidad las habitaciones orientadas a norte tendrán más dificultad y nunca alcanzarán la temperatura que marca el salón y otras en cambio en las que de más el sol subirán incluso por encima de la temperatura deseada en el salón. Esto, obviamente, es otra fuente de gasto innecesario en calefacción.

Si complementas tu sistema de radiadores con cabezales termostáticos programables que abran y cierren cada radiador en función de la temperatura de esa habitación y teniendo en cuenta la programación se pueden lograr ahorros superiores al 40%. Así, por ejemplo de noche la calefacción en el salón o la cocina se cerrarían dejando abiertos los radiadores de los dormitorios y, en cambio cerraría los dormitorios de día cuando no haya nadie en ellos abriendo el salón. Al reducir el tamaño del circuito de calefacción dependiendo de las necesidades el gasto de la caldera se reducirá en la misma proporción.

Con esto, dejarás de preocuparte por que tus hijos se destapen por la noche y pasen frío, porque haya una habitación que cuesta más calentar y nunca alcanza la temperatura deseada o porque tu factura energética se vea fuertemente incrementada.








¿Va a subir la luz? (otra vez)

on jueves, 5 de diciembre de 2013

La inyección de 3.600 millones de euros del presupuesto general del estado que tenía pactado el gobierno con las eléctricas, como ayuda al déficit tarifario, se ha anulado. Esto supone que de alguna manera tendrán que tapar las compañías eléctricas el enorme agujero que queda al descubierto. A partir de aquí comienzan las especulaciones, ¿nos van a subir el recibo de la luz?

Lo primero que hay que considerar es que nuestra factura se compone de dos partes: la parte liberalizada, a expensas de lo que dicte el mercado, y la parte regulada, la de los peajes, que determina el gobierno. Cada una de ellas representa aproximadamente la mitad del recibo.


En los últimos días el precio de la electricidad en el mercado se ha disparado. Entre tanto, el ministro Soria ha asegurado que el gobierno no va a bajar los peajes para compensar el alto precio de la energía, sin embargo las eléctricas podrán hacer lo que estimen oportuno. Tras esta declaración y unos días de intensa negociación, el ministro Montoro ha firmado un pacto con los principales directivos de las compañías eléctricas para amortiguar la subida de la luz a corto plazo, avalando 2.300 millones de euros en la tarifa de este año. Pero eso no es una absoluta garantía de librarnos de la subida...

El 19 de diciembre se hace una subasta que marcará el precio de la parte liberalizada durante el próximo trimestre. Si el día 19 se mantienen los precios que estamos teniendo ahora mismo, se produciría una subida en torno al 30 %, con respecto a la subasta anterior realizada en el mes de septiembre. Esto repercutiría en una subida de aproximadamente el 15% en nuestras facturas.


Estaremos atentos a lo que ocurre el día 19, que será el día clave para determinar lo que pagaremos por nuestros recibos en los próximos meses. 

Entre tanto, para quien sienta curiosidad, en esta página: http://www.meff.es/aspx/DerEnergia/Home.aspx puede consultar el mercado de futuros, donde aparece la cotización de la energía eléctrica en €/MWh.